Clenar, nuevo socio de Ebrópolis

Los socios de Ebrópolis hicieron ayer entrega del 19 Premio a las Buenas Prácticas Ciudadanas al Teléfono de la Esperanza en Aragón, en un acto celebrado durante la asamblea general de esta asociación que estuvo presidida por su máximo responsable y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón. Asimismo, la delegación de Cruz Roja en Zaragoza recibió el Premio Ebrópolis a la Trayectoria 2019.  El galardón fue concedido el pasado mes de diciembre pero las restricciones por el covid impidieron celebrar con normalidad el tradicional acto con los candidatos.

La asamblea de socios de Ebrópolis también dio el visto bueno a las cuentas y actividades de 2019 y 2020 y al presupuesto para el actual ejercicio. Además, aprobó la entrada de tres nuevos socios: Implaser 99, Centro Zaragoza y el Clúster de la Energía de Aragón (Clenar). Tras estos movimientos, Ebrópolis pasa a estar formada por un total de 206 socios.

Durante la sesión, los socios pudieron conocer el trabajo que Ebrópolis está realizando para el diseño de la Agenda Urbana de Zaragoza, que va a permitir desarrollar un modelo de ciudad «sostenible, resiliente y seguro». El Ayuntamiento de Zaragoza ha confiado en la asociación la coordinación de la elaboración de este documento dada la larga trayectoria de la entidad, que a lo largo de casi treinta años ha realizado cuatro pactos estratégicos de ciudad basándose en los principios de consenso, colaboración y participación público-privada.

Premiados

El jurado otorgó al Teléfono de la Esperanza en Aragón el 19 Premio Ebrópolis por su programa de prevención, detección y abordaje del suicidio, «un grave problema con fuerte incidencia en la comunidad, que sus voluntarios, a través de la detección precoz y la asistencia personalizada, contribuyen en muchas ocasiones a evitar y a visibilizar ante la sociedad”, según el acta del galardón. Hoy su presidente, Alberto Hernández, ha recogido la escultura del zaragozano Alonso Márquez.

Por su parte, Cruz Roja en Zaragoza vio reconocida su trayectoria de 150 años en la ciudad, dando respuesta a las necesidades de los más vulnerables, a través de un amplio grupo de voluntarios, y creciendo y cambiando según las nuevas demandas de la sociedad. Ignacio Sagardoy, máximo responsable de la delegación zaragozana de la organización humanitaria, ha sido el encargado de recibir el diploma y la escultura que acreditan el Premio Ebrópolis a la Trayectoria.